martes, 11 de marzo de 2008

Individuo, sociedad y cultura

Uno de los aspectos a considerar, en el proyecto de Gran Scala, es la cultura. Para acercarnos a un simple análisis hemos de reconocer en primer lugar la importancia de la cultura en la sociedad y en la personalidad; y en un segundo lugar entender el modelo cultural que implica Gran Scala.

La cultura es el rasgo distintivo del ser humano, reúne el ambiente natural en que se encuentra, el pasado histórico y las relaciones que se han de asumir. Herskovits señaló que la cultura da sentido y algunas veces la realidad al ser humano, concluyendo que es la parte del ambiente hecha por el hombre. Esta comprensión sociológica de la cultura conduce a la socialización, en palabras de Johnson: <La cultura es lo que se aprende en la socialización>. Se puede concluir que los individuos nos comportamos de acuerdo con los patrones culturales, que nuestra determinada sociedad, ha desarrollado y transmitido a través de largos procesos históricos. Gran Scala presenta un modelo en el que no se puede negar que modificara el contexto cultural actual, estableciendo pautas y patrones de conductas sociales diferentes y moldeando e influyendo las personalidades humanas y por consiguiente una interacción con lo social peligrosa e impredecible.

Tylor dijo que la cultura en un sentido etnográfico amplio <es aquel complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por el hombre en cuanto miembro de la sociedad>. La cultura adquiere una dimensión importante en la determinación de lo socio-cultural en la personalidad, toda cultura ejerce una fuerte presión en todos los individuos. Cada cultura tiende a crear personalidades básicas, <aunque la acción de los individuos en cualquier situación es personal, sin embargo en su mayor parte refleja determinadas influencias del contexto social> (Alex Inkeles)

Gran Scala nace con la pretensión de ser el mayor centro de ocio Europeo, con el objetivo de establecer 32 casinos anunciados por los promotores como <Las Vegas Europeas>. Una cultura que determina una forma social que no satisface las verdaderas necesidades humanas; sociedades planteadas por Erich Fromm como de carácter enfermo o enfermizante.

Ante Gran Scala es necesario plantear las consecuencias y los problemas que puedan crear a los individuos, los desajustes del posible marco cultural. Concluimos de una forma egoísta, en lo que nos corresponde como Monegrinos y Aragoneses, como individuos del medio donde se pretende ubicar; y de forma solidaria, en lo respectivo al mercado potencial Europeo, al que va dirigida la oferta de ocio y juego. Decimos No a GRAN SCALA desde la perspectiva cultural y no alcanzamos a comprender el desinterés ante esta cuestión de gran importancia para nuestro futuro.

LMNSV